zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 19 de junio de 2014

Y el agua me columpia (por Matilde Alba Swann)


Y la lluvia sonríe, canta dentro

del cristal que me habita

y repercute

sobre un suelo ya antiguo

en otras lluvias, y otras tardes miradas

desde lejos.


Mi ventana de ver el mundo, abierta,

y mi puerta a algún náufrago,

descubro

que no hay puertas,

que nunca hubo ninguna

para abrir, ni cerrar; que estuve afuera.


Y esta lluvia...


La tarde me habla quedo

como un hombre, cansado ya de días,

que repite y repite la aventura

no vivida,

y es su única aventura.


Que no sea la noche aún, imploro;

que esta penumbra se prolongue

y siga.

Que no llegue la sombra, que no arribe

la hora parda,

y el agua me columpia; recién nazco,

es temprano, necesito

de la gracia de un pétalo de tiempo,

del milagro de dar

mi voz exacta.


Un rocío ya apenas, esta lluvia

se ha quedado fulgiendo

en las corolas

amarillas y rojas de mi patio.

En cada gota –yo te absuelvo– escucho,

de la espina y la herida

que causaste.


Esta lluvia, el perdón, y mis rosales.


Emplumada de gris, vuela la tarde.

3 comentarios:

anna dijo...

Precioso poema y muy original, ese diálogo con la lluvia. Sois una caja de sorpresas. Gracias.

ORáKULO dijo...

Complicar es más fácil que simplificar.

TóTUM REVOLùTUM dijo...

El mayor amigo de la verdad es el tiempo.