zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 16 de enero de 2014

Pero esta noche (por Agustín Guambo)


el cielo se inundó de venas digitales no éramos felices no éramos felices corríamos esperando ancianas estrellas –corríamos- eso era la hermosura ver tu cabello perderse esconderse de mis manos no éramos felices pero nos queríamos Bajo del cielo de Lima un perro nos indicaba el fin de la noche y aun mirábamos nuestras pieles como queriendo mutar el abandono mirábamos nuestras pieles de tierra que poco a poco se erosionaban era el olvido [Comenzamos a caminar] Lima refulgía descuartizada y hermosa seguíamos buscándonos nadie nos dijo cómo olvidarnos nadie nos dijo cómo amarnos nunca más estaremos solos La noche es un bisturí para nuestros cuerpos Qué triste es Lima después de amar Qué triste es Lima después de Lima algún día seremos eternos pero esta noche nos es permitido ser mortales Fuimos parte el uno del otro si alguien me preguntara dónde está ella donde habitan sus heridas diré huele mi aliento Un día volverás absoluta, entrarás por esa puerta que tantas veces te despidió y un ruido blanco te dirá ha muerto es ahora -por fin- su propia identidad Si te preguntaran por mí muéstrales las uñas quemadas Leo que moriré en octubre y eso me llena de satisfacción La otra noche conocí a una chica eras tú o quizás solo un ave con una revelación en el plumaje Moriré en octubre como un perro asmático leo Una oración palpita en el centro de las estrellas ayer conocí a una chica que me dijo no me conoces y ya me has matado, una oración palpita en el centro del viento, aún no me conoces y no quieres olvidarme Largas horas [veo moscas en una fruta que se aman] bajo la luna acariciando la piel de las rocas porque nos dijeron que eso -también- era la felicidad Gaviotas quemadas eran los cromosomas de un árbol que usamos para impregnar nuestra derrota éramos pequeños éramos tristes éramos nada así conocí la locura de las hormigas la necesidad de las babosas una hoguera incendiaba mi infancia mientras Lima refulgía descuartizada y hermosa eso fue nuestro cariño…

7 comentarios:

tERESA pANZA dijo...

No hay razón como la del bastón.

Cide Hamete Benengeli dijo...

Viva el derecho romano,
que al esclavo manu mite
y a la esclava mete mano.

Al dijo...

Yo conocía la versión más purista: "...y a la esclava mite manu".

La que en bachiller tan avezado en latines hobiese sido de esperar.

Pijus Magnificus dijo...

¿Cómo osa maese Al corregir al egregio bachiller Carrascus en cuestión de latines? Repase sus declinaciones, revise sus declinaciones y, sobre todo, dígnese mirar el desternillante video (tan magnificus como lo que me da nombre) que podrá ver en esta dirección:

http://www.youtube.com/watch?v=xXtywlm3_hY

Pijus Magnificus dijo...

Declinaciones y conjugaciones, quise decir. Puede pinchar en mi nombre para visionar el aludido vídeo.

hAiKu dijo...

En los dos ojos
del "homo razonábilis"
gotas saladas.

(CUQUI COVALEDA)

Dimes Y Diretes dijo...


La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados.

(GROUCHO)