zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

miércoles, 25 de abril de 2012

Tienes que decidirte (por Henri Michaux)

Ríndete, corazón mío.
Hemos luchado bastante.
Que mi vida se detenga.
No hemos sido cobardes.
Hicimos lo que pudimos.

¡Oh, alma mía!
Te vas o te quedas,
tienes que decidirte.
No palpes así mis órganos,
a veces con atención, otras con extravío.
Te vas o te quedas,
tienes que decidirte.
Yo ya no puedo más.

Señores de la Muerte,
no les maldije ni les aplaudí.
Tengan piedad de mí, viajero de tantos viajes sin maleta,
sin dueño tampoco, sin riqueza, y la gloria que se fue a otra parte.
Ustedes son ciertamente poderosos y divertidos por encima de todo.
Tengan piedad de este hombre enloquecido que antes
de cruzar la barrera ya les grita su nombre.
Atrápenlo al vuelo,
y después que se amolde a sus temperamentos y costumbres,
si es posible.
Y si les place ayudarlo, ayúdenlo, se lo ruego.

5 comentarios:

Agridulce dijo...

Yo también quiero que la muerte me atrape al vuelo: mientras todavía vuele, o sea, justo antes de dejar de volar y empiece el arrastrarse. Atrápame, muerte, al vuelo, un minuto antes de mis alas dejen de funcionarme.

casa de citas dijo...

La necesidad más profunda del hombre es la necesidad de superar su "separatidad", de abandonar la prisión de su soledad.

(FROMM)

Cide Hamete Benengeli dijo...


El querer de la mujer
se prende como pajuela:
arde mucho, dura poco,
mal alumbra y mucho quema.

cajón desastre dijo...

La bondad no nos es dada por naturaleza. La bondad es un arte.

(SÉNECA)

TóTUM REVOLúTUM dijo...


Todo artista tiene su cuota de originalidad, de magia personal o de genio creativo. Es siempre una cuota limitada, que antes o después se cubre y extingue. Puede pasar con la primera obra o más tarde, pero llega un momento en que su frescura se completa y termina. En que el depósito se acaba. En que el filón se agota. Después el artista puede repetirse en sus obras, imitarse, autocopiarse, volver a decir lo mismo bajo otra aparente envoltura o con otra falsa variante...; pero la originalidad y la impronta de su voz ya se apagaron. No, decididamente no se puede ser gran artista toda la vida.

(RAFAEL BALDAYA)