zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

lunes, 26 de enero de 2015

Trabajo nocturno (por Juan Manuel Inchauspe)


Temprano
esta mañana
encontré en el patio de casa
el cuerpo de una enorme rata
inmóvil.
Moscas de alas tornasoladas
zumbaban alrededor del cadáver
y se apretaban en los orificios de unas heridas
que habían sido sin duda mortales.
Con bastante asco
la alcé con la pala y la enterré
en un rincón alejado
del jardín.

Al volverme
desde el matorral de hortensias florecidas
emergió mi gata dócil
desperezándose.
Su brillante pelaje estaba todavía
erizado por la electricidad de la noche.
Me miró
y después comenzó a seguirme
maullando suavemente
pidiéndome —como todas las mañanas-
su tazón de leche fresca
y pura.

5 comentarios:

PV dijo...

Los depredadores cazan sólo para alimentarse. En la naturaleza animal no hay derroche de energía, y cazar exige un importante desgaste, de modo que sería absurdo emplear esa energía para mero divertimento. Eventualmente puede haber conductas de predación con finalidad de "entrenamiento" para la caza, al igual que los cachorros de felino juegan entre sí a pelearse, pero este juego encubre en realidad un entrenamiento en estrategias de acecho y ataque necesarias para cuando más tarde tengan que cazar. El hecho de que depredadores domésticos o en cautividad cacen animales y no los coman, obedece sólo a la alteración o trastorno que los hábitos de alimentación impuestos por los humanos, como consecuencia de esa domesticación o cautividad, han provocado en la actuación normal o natural de esos depredadores. Si un gato caza una rata y no la ingiere, es sólo porque no está suficientemente hambriento o porque prefiere (y está habituado a) la comida que todos los días su amo le pone en el plato. Evidentemente en su medio natural no actuaría así.

Anónimo dijo...

La vida es caníbal. La vida come vida. No tiene remedio.

Aldonza Lorenzo dijo...

Abierto el cajón, convidado está el ladrón.

ORáKULO dijo...


Hay que dedicarse a algo de lo que jamás se quiera uno jubilar.

TóTUM REVOLùTUM dijo...

Aunque uno posea todas las virtudes, debe también saber mandarlas a paseo en el momento adecuado.

(NIETZSCHE)