zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

lunes, 29 de mayo de 2017

Por ellos mira el mar (por José Emilio Pacheco)



A la orilla del mar la curva arena

y una hilera de peces muertos.

Como escudos después de la batalla.

Sin vestigio de asfixia ni aparente

putrefacción.


Joyas pulidas por el mar, sarcófagos,

encerraban su propia muerte.


Había un rasgo

fantasmal en aquellos peces:

ninguno tenía ojos.

Doble oquedad en sus cabezas.

Como si algo dijera sus cuerpos

pueden ser de la tierra,

pero los ojos son del mar.

Por ellos mira el mar.

Y cuando muere el pez en la arena

los ojos se evaporan, y al reflujo

recobra el mar lo que le pertenece.



5 comentarios:

Pablo M dijo...

Ojos de pez
en el supermercado
miran y acusan.

Anónimo dijo...

No deberíamos comer nada que tenga ojos

F. dijo...

Colegas de Zumo, el poema de J.E. Pacheco me hizo evocar esto que escribía hace un par de años o cosa así: Para vosotros:

RIO TRIBEL

En los meandros del Tribel, en sus orillas de arenas rojas, se hacinan las astillas policromas de barcos y almadías -palo de rosa, araucaria, cedro, nogal, álamo blanco-, los cascos oxidados de antiguas motoras de vapor, pecios ahora cubil de siluros y pirañas, alguna osamenta trabada en los manglares.
En la recta final, antes de estrellarse en los aluviones de la costa marina, las aguas corren vivas entre los abruptos taludes de la orilla, ahora descarnada y estéril como morrena de glaciar.
La mancha terrosa de las aguas del río penetra mar adentro y se diluye entre jolgorio de gaviotas, allí donde retrocede un manatí perdido y cabecea la chalupa de un pescador de perlas de las islas del delta del Tribel.

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Gracias, amigo F. No dejes de enviarnos todas tus creaciones. Un fuerte abrazo.

casa de citas dijo...

En Madrid llovía metralla
llovían muertos
Me regalaron un cordero
-Tienes para comer un mes-, me dijeron
Los ojos del cordero me dijeron otra cosa...

(GLORIA FUERTES)