zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

martes, 29 de marzo de 2011

A todos ellos (por Cristina Martín)

A los que se quedaron dormidos en el nunca,
a los que sueñan sus verdades y se las niegan,
a los que tienen mucho miedo
y lloran por cualquier cosa
y se ocultan la cara de vergüenza.
A los tímidos,
a los solos, a los raros,
a los que dudan y dudan
y les llaman inmaduros, débiles.
A los que duermen en la fría cama del psiquiátrico,
a las madres que cogen la mano de su hijo ingresado,
os digo que no nos vendan verdades, que la verdad no existe,
la verdad y la razón son creaciones del hombre
para doler, para medir.
Hay que luchar contra el silencio
y la ignorancia,
no somos enfermos.
¿Quién tiene la verdad absoluta, la realidad absoluta?
Que la muestre, que la enseñe si puede.
Es mentira, mentira, no existe.
A los que llevan cicatrices de haberse rajado las venas,
a los que consiguieron no rajárselas,
a los que les paraliza la angustia,
les paraliza para ser, amar, soñar.
A los que llaman vagos, idiotas, locos, débiles:
No escuchéis la voz de los que viven solo para tener.
A los que la ansiedad les hace fumar dos paquetes diarios,
a los que no son sociables, ni aptos, ni lúcidos,
ni extrovertidos, ni empáticos, ni asertivos, ni normales.
A los que nunca superarán un test psicotécnico,
a los que llevan medicación en el bolso y el monedero vacío,
a los que ahora están atados a una cama y no nos oyen.
A los psiquiatras que abrazan a sus pacientes
y pidieron alguna vez consejo a un esquizofrénico.
A los que tenemos certificado de disminución
y leemos a Lorca y a Nietszche y lo que haga falta.
A los que no soportaron el túnel y se fueron para siempre,
a los que atravesamos cada día el túnel
agarrados aunque sea a las paredes negras,
a todos los que saben o quieren escucharnos
y no se fían sólo de los manuales, libros, tesis,
estudios y estadísticas.
A los psicólogos que dan besos,
a los que hemos pasado ya el infierno y el cielo
y no queremos volver nunca más allí.
A los que roban dolor y devuelven sonrisas, dice Sabina.
Y sobre todo
a todas esas pupilas dilatadas de tanta química
que miran aturdidas y absortas
pero tienen la luz más hermosa.
Que no existe la locura, sino gente que sueña despierta.

7 comentarios:

Angel dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=BruEmB7_1ok&feature=related

Mare ignotum dijo...

Querida Cristina, si te tuviese cerca querría tomarte la cabeza entre mis manos para besarte la frente, las sienes, los párpados cerrados...
Sublime lucidez la tuya.
Mío el dulce dolor.

Emilia Alarcón dijo...

Mare Ignotum, no sé si Cristina leerá tu comentario. Por si quieres saber más de ella, es la "princesa Inca" a la que El País semanal del domingo pasado le dedicó un reportaje.

Cide Hamete Benengeli dijo...

En las tardes oscuras y grises de invierno te pregunté una vez:

-Cariño, las hojas de los árboles ¿qué te dicen al caer?

Y entonces tú me contestaste:

-Mujer, no seas tonta, ¡yo qué sé!

casa de citas dijo...

La Biblia, correctamente leída, es el argumento más potente para el ateísmo jamás concebido.

(ASIMOV)

ORáKULO dijo...


En los celos hay siempre más de autoestima que de amor.

tERESA pANZA dijo...


Más grande la cabeza, más grande la jaqueca.