zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 10 de septiembre de 2015

La luz del sol nos apuntaba (por Rafael Campo)

No es que a mí no me guste el hospital.
Esos ramos de flores, tan audaces.
Ese vaho de yodo. Los enfermos
absortos y genuinos en sus cuartos.
Mi amigo, el que se está muriendo, ha ido
conmigo a donde los pacientes fuman
con sus tanques de oxígeno a un costado:
un patio de esqueletos. Compartimos
un cigarrillo: una delicia corta,
demasiado. Tomé su mano y era
como asir un llavero. Fue bellísimo:
la luz del sol nos apuntaba, como
si importáramos algo. Merodeé
por un momento el hueco en sus costillas
que se abrió para mí, y junto al estruendo
del salto de su corazón, froté
mis ojos y me dije “estoy perdido”.


3 comentarios:

Tragikomedia dijo...

Los hospitales son un mundo (otro mundo) dentro de éste. El lugar del dolor para tanta gente. Sales del hospital y es como salir de un país en guerra y cruzar la frontera a un país en paz. No imagino lo que debe ser trabajar todos los días en un hospital, ese contacto diario , esa inmersión cotidiana en el dolor ajeno.

Aldonza Lorenzo dijo...

Agua, hielo y vapor son lo mismo y no lo son.

tERESA pANZA dijo...

Soy el dueño de la burra y en mi burra mando yo. Cuando quiero digo arre, cuando quiero digo so.