zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

viernes, 20 de mayo de 2011

Ridículas (por Fernando Pessoa)

Todas las cartas de amor son
ridículas.
No serían cartas de amor si no fueran ridículas.
También escribí en mi tiempo
cartas de amor, como las demás, ridículas.
Las cartas de amor, si hay amor, tienen que ser ridículas.
Pero, al fin y al cabo, sólo las criaturas que nunca escribieron cartas de amor
sí que son ridículas.
Quién me diera el tiempo en que escribía
sin darme cuenta
cartas de amor ridículas.
La verdad es que hoy mis recuerdos
de esas cartas de amor sí que son ridículos.
(Todas las palabras esdrújulas, como los sentimientos esdrújulos,
son naturalmente ridículos.)

6 comentarios:

Mira quién habla dijo...

Si estás libre de enemigos porque a nadie hiciste injuria, no faltarán otros que lo sean por envidia.

(SÉNECA)

casa de citas dijo...

Cuando algo termina, debemos pensar que empieza otra cosa. Debemos pensar en lo que eso puede hacer que empiece, no en lo que ha acabado.

(STEINER)

hAiKu dijo...


El obús cae
y destripa a la niña
y a su muñeca.


(CUQUI COVALEDA)

ORáKULO dijo...


Los que se consideran perfectos es porque se exigen muy poco a sí mismos.

Aldonza Lorenzo dijo...


Lo poco agrada, y lo mucho enfada.

Cide Hamete Benengeli dijo...


Cuando uno ama a una
y ella no quiere,
es igual que si un calvo
se encuentra un peine.