zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

miércoles, 4 de mayo de 2011

Varsovia (por Ana Pérez Cañamares)

Estoy tomando una cerveza
frente a lo que fue tu casa.
Ahora tu casa es un símbolo
y los símbolos no son habitables.
Para ti debió de ser
lo que nunca tendrían
que dejar de ser las casas:
entrechocar de platos
risas que estallan
sábanas estiradas para proyectar
la película velada del sol:
una película que habla de felicidad
o cuanto menos
de la seguridad de un refugio.
Refugio del trasiego y los ruidos de la calle
nunca del horror.
A través de los visillos
el horror no se presupone.

Me cuentan historias. Soldados
lanzando niños a través de las ventanas.
Soldados cortando barbas y patillas
a navaja, en la calle: carnavales de humillación.
Me cuentan historias, pero tu casa
no parece propiedad del infierno.
Está vieja, sí, y hay algún agujero de bala
bajo un alféizar, como marcas de los dedos de dios
al hundirse en barro sólido. Señalando
a los elegidos o a los condenados.
A pesar de todo, como todas las casas,
sigue teniendo algo
de tierno y de inexpugnable.

Estoy bebiendo una cerveza.
No a mi salud ni a la tuya.
¿Qué podría decir de ti?
De ti no tengo recuerdos
y siento pudor de imaginarte.
Tengo memoria de la humanidad.
Aún la tengo. Y tengo también una casa.
La recuerdo ahora: los platos
las sábanas, las cortinas:
tesoros que me delatan como ilusa propietaria.
Una puerta blindada: el foso
que ningún ejército ha puesto a prueba.
Pero más allá o más acá de las casas
hay un lugar. Un lugar que
aunque queramos compartir
aunque quieran invadir
no es un territorio ni una ruina.
Es el lugar al que escapaste
un segundo antes de que la puerta
fuera derribada. O un segundo después.
Cuando comprendiste que las casas
pueden parecernos un universo
pero ni siquiera son un país.
Y un grito en otro idioma abre
de par en par las ventanas
que lo expulsan a la calle como un vómito.
Las casas no pueden digerir
la violencia de los extraños.

Tiene que haber un lugar.
El lugar que no me revela tu foto.
El lugar que otros no destruyen
con palabras o con bombas.
Rata allí no significa nada.
El dolor puede nublarlo
pero no lo tapia.
Es el gueto que levantamos
dentro de nosotros.
La tumba que elegimos ocupar.
No la que nos señalan.

El búnker dentro de ti.

10 comentarios:

costa sin mar dijo...

auuuuuuuuuuuuuu
este me fascinó!!!!

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Hola, Costa sin Mar. Ana Pérez Cañamares es una de nuestras poetas favoritas. Puedes ver más poemas de esta autora, y de otros poetas por ella seleccionados, en elalmadisponible.blogspot.com

Cide Hamete Benengeli dijo...

Del dragón de tres cabezas
San Jorge me ha de librar.
Del dragón que llevo dentro
nadie me podrá salvar.

tERESA pANZA dijo...


El rico es roñoso, y el pobre es rumboso.

Círculo Cultural FARONI dijo...


El Papa y un campesino saben más que el Papa solo.

(proverbio italiano)

Círculo Cultural FARONI dijo...


El fanfarrón mata a un león ausente, pero se asusta de un ratón presente.

(proverbio galés)

Cide Hamete Benengeli dijo...


Me quieren quitar el cargo,

yo no me largo,

que este chollo no lo suelto,

me lo he ganao.

Tantos años asintiendo

y hasta aplaudiendo,

y ahora vienen a decirme que me han cesao.


Sillón de mis entretelas,

mi despachito oficial.

Quieren dejarle a dos velas

a un director general.

Me quieren echar afuera,

arrojarme al arrabal,

qué puñalada trapera

el boletín oficial.


Aferrao a mi butaca

como una lapa,

a mi nadie me despega

de este sillón.

Que es mi madre, que es mi esposa,

será mi losa,

ya me he untao en el trasero

Sinteticón.


A mí me han nombrao a dedo

y aquí me quedo

por los siglos de los siglos,

Amen Jesús.

No me mueven de este trono,

que tengo abono,

hasta el día en que la espiche

de un patatús

hAiKu dijo...

Los dinosaurios
y los mamuts ahora
son polvo y tierra.

(CUQUI COVALEDA)

casa de citas dijo...


La vida toda es un chiste. Nacer, morir...¡Menuda broma!

(MIGUEL GILA)

Cide Hamete Benengeli dijo...

Mientras oro, grana y nieve
ornan vuestro cuerpo tierno,
gozad de este don tan breve,
antes que venga y se lleve
tales flores el invierno.

http://vozpopuli.com/next/83983-por-que-un-guacamayo-es-tan-listo-como-un-macaco