zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 1 de marzo de 2012

Lluvia (por Miguel Florián)

El agua deslía la conciencia, una a una
empapa las imágenes, se agitan sus reflejos,
tiemblan sólo un instante sobre la herida. Nunca
acabará la lluvia. En la memoria llueve,
vuelvo a ver los charcos de la infancia, una manta
empapada sobre vagas cabezas, y un rostro
muy fugaz de mujer. Siempre estuvo lloviendo,
los pájaros perdidos buscaban entibiarse
en nuestra sangre. Aquella boca de tibia luna
enmudecida y fría, sobre la yerba húmeda...
¿A dónde lleva el agua esas semillas?, ¿en qué mar
desembocan?, ¿en qué madre germinan?, ¿acaso
el alma es tierra y luego, ya en sazón, fructifican
bajo el temblor de la memoria? Tocar el mundo
con nuestras manos ciegas, y luego, en el recuerdo,
otro mundo renace más intenso. Aquella
mano posada sobre el tiempo, aquella frente
con su gesto de arcilla, y este turbio afán
del hombre por alzar su casa derruida
bajo la tempestad, esta inquietud de abrir
en las ondas de todos los regatos la entraña
encendida del musgo. Sí, ¿en qué océano,
en qué lecho se vierten las palabras?, ¿qué muelles
refugian a sus barcos? El cielo es agua quieta,
y el polvo, y los vestigios que espejean y abrasan
en su luz la conciencia. Náufragos todos bajo
idéntico aguacero, peregrinos del sueño,
creciendo sobre el pecho del tiempo, sosteniéndonos
sobre la mano incierta de un dios que nos ignora.

7 comentarios:

Manuel dijo...

Te vi bailar bajo la lluvia
Me dejaste tu amor en vena
te vi bailar bajo la lluvia
esperando la luna llena
De Q. Gonzalez
Saludos

enletrasarte(Omar) dijo...

muy buena poesía Miguel, saludos

Anónimo dijo...

El peor destino del agua que caé del cielo es que sirve para enfriar los rectores de las centrales nucleares, sin olvidar que los rios sirven de receptores

de vertidos de todo tipo
Chao, LOm

F. dijo...

A esta orilla mía llegan hoy las palabras que un día llovieron de boca de Florián. Serpearon por barbechos, por tierras de cereales, apenas unos hilos de agua entre las lomas de los olivares. Y de allí al valle de Guadalquivir, y....Sevilla. Y de Sevilla al mar . Y la corriente que las lleva hasta que doblan la Punta de Sagres, en la Lusitania. Se embeben en la corriente del norte y deján atrás la roca de Sintra y se demoran dos días en las ensenadas de la ría de Aveiro.
Pasan frente a los ventosos arenales de Moledo y, siempre norte, remontan el curso del Sar hasta Iria Flavia...
Pero la marea baja las torna al mar. Y de nuevo rumbo norte, luego nor-noreste, hasta dejar a estribor la Estaca de Bares.
Y tres días después llegan al estero en que tengo mi casa marinera.
Y hoy, las leo.

casa de citas dijo...

Resulta casi imposible llevar a través de un gentío la antorcha de la verdad sin chamuscar aquí y allá alguna barba.

(GEORG CH. LICHTENBERG)

LA PHRASE LAPIDARIA dijo...

La actualidad oculta la realidad.

casa de citas dijo...


Toda palabra es vana y vacía a menos que vaya acompañada de hechos.

(DEMÓSTENES)