zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

sábado, 26 de abril de 2014

Sigue tocando (por Omar Musa)


Esto es una advertencia para todos.
El mañana no es tu amigo.

El mañana es un visitante para cuya llegada no estás preparado,
cuyos cambios de ánimo no puedes anticipar.
No los puedes anticipar porque nunca sabes
si va a llegar a tu puerta trayendo flores o un arma,
pero sabes que está todo el tiempo acercándose.

Esto es una advertencia.

Nunca dejes que se consuma el fuego de la lámpara.
Nunca dejes de hacer tu música. Incluso si el disco está rayado,
la aguja quebrada y el micrófono desconectado,
sigue tocando.

Incluso cuando estés de pie mirando los amenazantes arrecifes
donde los corales parecen hechos de cuchillas y navajas,
donde el cielo apenas brilla con una luz de carbón
encima de los tiburones y los intermitentes cardúmenes,
donde te mueves entre mareas de información
(algunas correctas, otras erróneas, otras sencillamente dementes),
olas de opinión tan potentes que amenazan con ahogarte,
sigue tocando.

Incluso cuando sientas que la amistad es un campo de batalla
donde la brisa está cargada de ego y desconfianza,
donde el afilado sol se oscurece
por un billón de flechas que cantan con la claridad de los pájaros,
donde intercambiamos palabras encendidas en bares y autos recalentados,
donde sentimos que somos lo que queda de los naufragios
de los ideales abandonados,
sigue tocando.

Incluso cuando las respuestas negativas se apilen como pirámides
y te digan que no tienes talento
y que nadie quiere escuchar a un rapero de un pequeño pueblo de Australia
y que ninguna radio va a poner tu música
y gritas y gritas y nadie te escucha,
sigue tocando.

Pero no estoy seguro de por qué deberíamos,
cuando claramente las posibilidades apuntan en contra nuestra.
Porque sé que el corazón de los hombres
es un pastizal donde florece la oscuridad.

Todo lo que sé es que tengo suerte de estar aquí
y que algún día, pronto, este hombre de pasión y lujuria
va a ser polvo y cenizas.
Y que voy a esparcirme de vuelta en el suelo del que salí
y que no quiero que mi último suspiro sea un lamento.
Quiero poder decir que salté del acantilado cuando fue necesario,
que bebí del cáliz cuando me lo pasaron.
Que incluso cuando el disco estaba rayado,
la aguja quebrada y el micrófono desconectado,
seguí tocando.

Esto es un advertencia para todos.
El mañana no es tu amigo.
Así que nunca dejes que el fuego de tu lámpara se consuma.
Porque nunca sabes
cuándo podría terminar hoy.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Por siempre jóvenes, como el joven viejo joven Bob.

EL BRETON dijo...

Es así , me encanta rap y las peleas de gallos. ¿ Malasio ? Claro , los poetas españoles actuales me resultan papagayos del pasado y parecen clones , por eso se agradece conocer poetas de otras etnias menos contaminadas y mas naturalistas .
Recomiendo ver cine iraní , nunca resulta hortera

tERESA pANZA dijo...


De un simple ladrillo, no hagas un castillo.

Cide Hamete Benengeli dijo...


Es el quinto "no matar"
y a nadie he matado yo.
Mocita, yo soy el muerto
y usted la que me mató.