zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

lunes, 23 de julio de 2018

Con ahínco (por Rafael Baldaya)


te olvidaré por la avenida en medio del atasco
en la caja del súper
subiendo la escalera
te olvidaré cada minuto 
cada segundo de manera incesante
te olvidaré sin tregua ni paréntesis 
durante el desayuno
mientras voy al trabajo
a la hora de cenar
te olvidaré con tesón 
con ahínco
sin parar un momento
a todas horas y en todos los lugares
contumazmente disciplinadamente
con mi mente sumisa y mi corazón dócil que van a obedecerme
que sin ningún reparo ni queja ni fisura harán lo que les mande
te borraré y echaré del recuerdo
te olvidaré


4 comentarios:

Tragikomedia dijo...

Me temo que olvidar (como amar o creer) son verbos que, aunque gramaticalmente sí, materialmente no admiten el modo imperativo.

TóTUM REVOLúTUM dijo...

Olvidar lo que debe olvidarse para seguir vivos,
lo que no es tuyo y no te mejora.
Olvidar la limosna del tiempo, el cansancio,
el hollín de la tristeza que atasca el engranaje,
el hierro dulce de la lengua roja.

Olvidar las ideas que perdimos,
los fantasmas, los sueños,
las fieras que te gritan en el pecho y no te dejan.

Olvidar como quien se traga una llave.

Inventarse la nada
como quien sopla un fósforo en el tiempo.

(MIGUEL ÁNGEL ARCAS)

Ignatius Reilly dijo...

a) El cura te asusta, tu madre te ordena, el profesor te tutela: a eso se le llama infancia.



b) quieres ser y realizarte, brillar, sobresalir, imponerte: a eso se le llama juventud



y c) descubres que victoria y derrota son majaderías para entretener a la muerte, la única maestra, pero darías todo por volver a aquellos tiempos majaderos: a eso se le llama madurez.

(NEORRABIOS@)

casa de citas dijo...

El mando debe ser un anexo de la ejemplaridad.

(ORTEGA)