zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

domingo, 8 de agosto de 2010

Es la hora del plomo (por Emily Dickinson)

Después de un gran dolor, uno se hace formal.
Los nervios se apoltronan, como tumbas.
El corazón ya tieso se pregunta
si fue él quien lo pudo soportar,
si fue ayer o hace siglos.
Los pies, igual a autómatas, recorren
en el suelo, en el aire, en el vacío
un sendero del bosque
que ha nacido al descuido.
Resignación de cuarzo, como piedra.
Es la hora del plomo.
Si se la sobrevive, es recordada
como quien soportó nieves glaciales,
frío -al principio-, luego aturdimiento,
después dejarse ir.

5 comentarios:

ORáKULO dijo...

Quien se va sin que le eches, vuelve sin que le llames.

Círculo Cultural FARONI dijo...

Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.

(DA VINCI)

casa de citas dijo...

Yo no sé si Dios existe, pero estoy seguro de que, si existe, mi duda no le molestará.

(BENEDETTI)

Aldonza Lorenzo dijo...

Harto de comer carne, el diablo se metió a fraile.

casa de citas dijo...


Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor.

(BECKETT)