zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

martes, 16 de febrero de 2016

En mi corazón (por Li-Young Lee)

Enterré a mi padre
en el cielo.
Desde entonces, los pájaros
lo limpian y peinan cada mañana
y lo tapan con las sábanas hasta arriba
cada noche.

Enterré a mi padre bajo tierra.
Desde entonces, mis escaleras
sólo van hacia abajo
y toda la tierra se convirtió en una casa
cuyos cuartos son las horas, cuyas puertas
permanecen abiertas a la tarde, recibiendo
a un invitado tras otro.
A veces veo detrás de ellos
las mesas dispuestas para un casamiento.

Enterré a mi padre en mi corazón.
Ahora crece dentro de mí mi extraño hijo,
mi pequeña raíz que no bebe leche,
pequeño y pálido pie hundido en la noche,
pequeño reloj que sale recién mojado
del fuego, pequeña uva, padre del futuro
vino, un hijo fruto de su propio hijo,
pequeño padre que rescato con mi vida.


5 comentarios:

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Emotivo y directo, el hilo versal se convierte en confidencia, saca a la luz esos puentes secretos entre pensamiento y corazón. Un saludo entrañable desde Rivas.

ORáKULO dijo...

Demasiado de algo puede ser su contrario.

hAiKu dijo...


Por los añicos
del corazón que he roto
ando descalzo.


(RAPHAEL BALDAYA)

ORáKULO dijo...


Si no tienes cimientos, no puedes tener torre.

TóTUM REVOLúTUM dijo...


No importa mucho la muerte, el hecho de la mortalidad. Está claro que, siendo inmortales, tampoco seríamos felices.