zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

viernes, 2 de diciembre de 2016

Sobreviviente (por Cristina Peri Rossi)


Y ahora se inicia
la pequeña vida
del sobreviviente de la catástrofe del amor:

Hola, perros pequeños,
hola, vagabundos,
hola, autobuses y transeúntes.

Soy una niña de pecho
acabo de nacer
del terrible parto del amor.

Ya no amo.

Ahora puedo ejercer en el mundo
inscribirme en él
soy una pieza más del engranaje.

Ya no estoy loca.


11 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay amor sin locura, pero no es amor.

Cide Hamete Benengeli dijo...

Si fueras posible atrapar,
sentirte a nuestro lado,
poderte controlar,
saber cada paso que das:
si entras o si sales,
si vienes o si vas...

Aldonza Lorenzo dijo...

Del revés o del derecho, lo que hiciste ya está hecho.

tERESA pANZA dijo...


El mudar y el mejorar, no siempre van a la par.

Cardenio dijo...

Después de mudar el casco la centolla,
cocerán a fuego lento en una olla.

Fred dijo...

Después de tanto haiku y tanto curro,
si en Zumo no me dan un estipendio
abandono trotando como un burro,
como madre de Bambi en un incendio.

Real Fábrica de Ripios dijo...

Nadie aquí cobra honorarios
ni estipendios ni salarios.
Nuestra única alegría
es gozar de la poesía.
Nuestro única recompensa
es si el poema nos compensa.
Amigo Fred, no hay ganancia
ni provecho ni sustancia
distintos de la ilusión
del poema y su emoción.

Fred dijo...

Mi única recompensa:
ver surtida la despensa.
Mi desbordante alegría
comer tres veces al día.
Y entre pito y entre flauta
no paso de blogonauta.
Blogonauta de tercera
sin un euro en la cartera.
Voy a Zumo a por doblón
y solo chupo limón.
Y el limón la sangre altera,
eso lo sabe cualquiera.
No es propio de un español
acarrear un guiñol
de Xixón hasta Granada
y al final, nada de nada.
Estos muñecos de boj
funcionan como un reloj
más mis dineros me cuesta
mantener de forma aquesta,
aun de manera sencilla,
semejante maravilla:
O daisme, o pa Sevilla.

Real Fábrica de Ripios dijo...

Y nosotros, por supuesto,
no tenemos presupuesto,
ni fondos, ni subvenciones:
somos unos pobretones.
Pagamos el desayuno,
pues nunca invita ninguno.
La comida costeamos
-jamás nos escaqueamos-.
Y abonamos nuestras cenas
por carecer de mecenas.
Si alguien aspira a cobrar,
tendrá que irse a otro lugar.
Aquí tenemos poetas,
pero ni euros ni pesetas.

Fred dijo...


Llamé a Zumo y no me oyó
y si su bolsa me cierra,
volveré junto a mi suegra,
que ella siempre me apoyó.
THE END

Pilye dijo...

Quedome con la boca abierta.....cuanto arte, madre mía !!