zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

viernes, 5 de marzo de 2010

Hay golpes en la vida (por César Vallejo)

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios;
como si, ante ellos, la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma...
¡Yo no sé! Son pocos; pero son...
Abren zanjas oscuras en el rostro más fiero
y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la muerte.
Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.
Y el hombre... Pobre... ¡Pobre! Vuelve los ojos,
como cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido se empoza,
como charco de culpa, en la mirada.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Anónimo dijo...

superrrrrrrrrrr

Anónimo dijo...

XDDDXXXDD

Anónimo dijo...

Y aun hay golpes fuertes, fortísimos, que no llegamos a sufrir. Digamos que, por suerte, lo peor de nuestras vidas, muchas veces, no llega a pasarnos.

Tragikomedia dijo...

También podría decirse a la inversa: Algunas de las mejores cosas de nuestra vida no llegan a pasarnos.

LA PHRASE LAPIDARIA dijo...

Una cebra no precisa correr más que una leona. Le basta con correr más que otras cebras.

Anónimo dijo...

Me parece que esa frase de la cebra es del director de Cosmocaixa de Barcelona, uno que tiene un apellido muy raro, Watsemberg o una cosa por el estilo.

Pepe Leches dijo...

Te refieres a Jorge Wagensberg. Joder, que tampoco cuesta nada preguntarle a San Google.

Cide Hamete Benengeli dijo...

No sé qué tiene la aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo
no puedo venir más lejos.

tERESa pANZA dijo...

Habla bien del muerto, o guarda silencio.