zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 20 de octubre de 2011

Embajada (por W.H. Auden)

Se disipó, al caer la tarde, la opresión del día;
las altas cumbres pudieron divisarse; había llovido.
A través de amplios prados y flores refinadas
fluía el diálogo de los diplomáticos.
Dos jardineros les miraron los zapatos caros
y el chofer esperaba, leyendo algo apoyado sobre el manubrio,
hasta que ellos terminaran su intercambio de enfoques.
Parecía una escena perteneciente a la esfera privada.
Lejos de allí, sin importar sus buenas intenciones,
las fuerzas armadas esperaban un error verbal
con toda la parafernalia dispuesta para dañar:
Y del encanto de ellos dependía
una tierra devastada, con sus jóvenes masacrados,
sus mujeres llorando y el pueblo bajo el terror.

15 comentarios:

CArlos Cay dijo...

Las guerras... Me gustaría saber qué oscuros y mezquinos intereses, por supuesto económicos, movieron al empeOrador (de empeorar) Napoleón Bonaparte a invadir España, Rusia, etc. ¡Y pensar que ese tipejo, ese cerdo tan asqueroso tiene un mausoleo en París (Les Invalides), donde se le homenajea como a un benefactor...! Qué asco.

Y qué intereses, por supuesto económicos, de algún grupito de gente movieron a la monarquía española a ocupar Flandes, Nápoles, etc durante los siglos XVI y XVII?

Todas las guerras, ahora y siempre (desde el imperio romano hasta la Guerra del Golfo, pasando por las guerras medievales) surgen, surgieron y surgirán por el ruin interés exclusivo de un pequeño grupito de potentados, que son quienes mandan en los gobiernos. Pero al final no son ellos (sino los pobres soldados hijos del pueblo llano y trabajador) quienes exponen sus vidas en las batallas y masacres.

Anónimo dijo...

Una cosa que no viene a cuento, pero es que estoy metida en la lectura de “Aflorismos” (con f, porque afloran), de Carlos Castilla del Pino, y he leído un párrafo que me parece necesario (necesario que alguien lo diga):

Os lo copio:

“Esos pensadores sobre los que hay que discutir qué es lo que en verdad quisieron decir -tipo Heidegger-, como si en realidad no hubieran podido decir lo que quisieron, esos pensadores que juegan al esfingeísmo, son unos impostores”.

Nada, que sólo quería -casi necesitaba- compartirlo.

Al dijo...

Hombre, Carlos, no seas tan duro con Napoleón, que los reyes absolutos (como el cretino Carlos IV o el malvado de su hijo), eran mucho, pero que mucho peores que él.
Él supo rodearse de científicos y pensadores; nuestros crápulas coronados eran analfabetos funcionales y sólo pensaban en cazar (animales o liberales).
Cometió excesos imperdonables, como la matanza de soldados mamelucos desarmados, según él por necesidades logísticas. Un horror; pero lo mismo hizo con menor motivo un traidor llamado Yagüe, que en la Guerra Civil española fusiló a varios millares de soldados republicanos en la plaza de toros de Badajoz. Se justificaba él ante un periodista de la Alemania nazi, que cubría el desastre español, que "no iba a dejarlos en su retaguardia, así por las buenas". Todo un monstruo que aún tiene calles dedicadas en este horrible país.
Si quieres meterte con un milico abominable, hazlo con el capón ferrolano, que ese sí que era una bestia asquerosa. Y sus adláteres no le iban a la zaga. Pero él era especialmente detestable.
Pues parece que el partido que nos va a "gobernar" (eso creen ellos, los inocentes) no le hace ascos al muchacho...

PS.- Lo nuestro -a lo que se ve- no tiene provenir, Carlos. Yo me esfuerzo pero...

Victor Saltero dijo...

Llevas razón, Carlos, y siempre ha sido así. Homero inventó un lío de cuernos (el famoso rapto de Elena por Paris) para justificar la guerra de Troya. La propagación del catolicismo sirvió de pretexto a la conquista y expolio de América a manos de españoles y portugueses. Los yanquis se inventaron la voladura del Maine por los españoles para justificar la guerra de Cuba. Un atentado en Sarajevo sirvió de excusa a la I guerra mundial. Bush padre se inventó el rollo de las armas de destrucción masiva para justificar la invasión de Irak. Y así sucesivamente. Pero siempre, en todos esos casos, había sucios y oscuros intereses de una minoría, y ése era el motivo real de las guerras.

En cuanto a Napoleón Bonaparte, junto a su tumba debe colocarse una reproducción del cuadro de Goya: los fusilamientos del 3 de mayo, por él propiciados. Loor y pompa al enano de mierda.

Anónimo dijo...

Una cosa en la que creo que estaremos todos de acuerdo es que los franceses son gente muy rarita. Primero montan la gran revolución, con guillotina y todo, se cargan a Luis XVI, nieto de "le roi soleil" y de "l´état c´est moi", así como también decapitan a la reina Maria Antonieta (la de “que el pueblo no tiene pan, pues que coman pasteles”), hacen la gran escabechina, se cargan incluso al mismo Robespierre, etc. ¿Y todo esto para qué? Pues para después, a los pocos años, nombrar Gran Jefe a alguien que era más y peor que un monarca absoluto, a "l´ empereur de l´Europe", Napoleón Bonaparte, que incluso hizo reyezuelos a sus hermanos, como pasó aquí con Pepe Botella, y se carga la incipiente revolución liberal española de las cortes de Cádiz (con las bombas que tiran los fanfarrones/ se hacen las gaditanas tirabuzones...).

Sí señor, todo eso para entronizar (en la catedral de Notre Dame) al nuevo monarca de todas las Francias, al emperador de Europa que inundó de sangre España, Polonia, Rusia (donde al fin le derrotó el general Invierno).

O sea, que los gabachos se cargaron a Luis XVI e hicieron la revolution franÇaise (liberté, égalité, fraternité), para acto seguido investir a ese tiparraco, a ese Hitler del XIX, que fue el enanito Napoleón.

Ah, la grandeur (et la gilipollois) de la France.

Al, el mal patriota dijo...

¿Y qué tendrá que ver, Saltero, que seamos conscientes de que la Historia se cimenta en un Himalaya de cadáveres -que la codicia homicida ha producido- para que no seamos capaces de establecer categorías y calidades individuales entre los especímenes humanos; sobre todo respecto de los que han tenido el protagonismo, que es de quienes tenemos nebulosa noticia?
Tanto lo que dice Carlos Cay como lo que cuenta vuesa merced, son obviedades para cualquiera que esté mínimamente informado de la peripecia vital del Mono Desnudo. Que la codicia homicida ha sido el hilo conductor de la Historia, parece seguro.
Cosa distinta es saber discriminar la calidad de la pasta humana de que están constitudos los actores principales del drama.
Y a mí me parece de una lucidez discutible abominar de espadones foráneos que, por comparación con los aborígenes propios, salen mejorados en la opinión de los imparciales (ante el crimen no se puede ser parcial).
Y así -enano por enano- yo me quedo con el Gran Corso, y no con la mula parda gallega que nos aherrojó y nos masacró hasta cinco minutos antes de estirtar la pata, hace de ello no tanto.
Comparar a Napoleón con Franco son ganas de poner en evidencia al felón galaico. Y no es que se esté comparando aquí expresamente a ambos milicos, pero hay silencios que merecen palos. Si se quiere hacer un traje, no hay que ir a comprar el paño a Flandes, que aquí tenemos magníficos telares.
Yo no dedico un segundo a vilipendiar a Napoleón mientras los túmulos de nuestros recientes genocidas reciban flores frescas cada día.
Porque en eso del patriotismo, servidor es como Aquiles, el de los pies veloces: le importa un cuerno la estrella de la Confederación (de los aqueos, de hermosas grebas), si le han robado a su Briseida. Sólo la exasperación por la muerte de una amigo a manos del buen Héctor, hizo posible el retorno a la lid del mirmidón. Pero porque estaba obcedado, digo.

PD.- Los españoles (digo los españoles) hemos tenido la dudosa suerte de perder las guerras que debimos ganar y de ganar las que mejor hubiésemos perdido.
Pero el populacho, en su manipulada ignorancia, gritó "¡Vivan las caenas!" y se jugó la vida por una monarquía vil, tutelada por la Inquisición, y prefirió a un rey celtíbero cargado de maldad a otro extranjero pero ilustrado -impuesto, es verdad-, al que tildaban de darle a la botella... siendo abstemio.
Pero... ¿sería más liviano el potro de tortura porque lo hubieran contruido con patriótico pino de Soria?

Desde la esperanza dijo...

Pues la conclusión a que llegamos, o al menos yo llego, es que la historia de la humanidad es la historia de la inhumanidad.

Y que, no obstante, tenemos un rayito de esperanza en que la gente -la humanidad en su conjunto- no permita más que un grupito minoritario de gente abyecta le dirija (y le joda) la vida.

Me pregunto si con los medios actuales de comunicación, sobre todo Internet, habrían sido posibles Hitler, Mussolini, Franco, Stalin "et alii". Yo quiero pensar que no.

Recibimos hoy la noticia de que la agrupación de matarifes juntacadáveres ETA deja de asesinar. Bueno, pues, en mi opinión, quien ha acabado con ETA no ha sido la policía ni el gobierno. Ha sido Internet.

Porque con la Red la humanidad (los hombres y mujeres del mundo) puede tomar la conciencia y el control de la vida, de sus vidas.

Y tengo la convicción de que, si ahora mismo ETA volviera a encerrar (o más bien enterrar) a Ortega Lara en un zulo/cuchitril de tres metros cuadrados durante casi dos años, Internet echaría chispas.

Y si volviera a cometer un asesinato como el de Miguel Ángel Blanco, los servidores de Internet se pondrían al rojo vivo. La humanidad toda clamaría frente a esa panda de descerebrados llenos de maldad.

Y al igual que Internet (la humanidad en Red) ha acabado con la pesadilla etarra, yo anhelo que acabe con todas las formas de autocracia y tiranía que desgraciadamente sigue habiendo en el mundo.

Anónimo dijo...

La prueba clara de que todos los sátrapas del mundo sienten terror pánico de Internet, es que las dictaduras ponen todas las trabas posibles a la Red.

Así pasa en Corea del Norte, donde manda el enano de las calzas y los pelos cardados (para parecer más alto). No recuerdo ahora cómo se llama ese payaso, pero me dan ganas de vomitar cada vez que lo veo.

También ponen trabas a Internet en China.

Y por supuesto, en la dictadura cubana de los Castro Brothers (Fidel & Raúl, tiranuelos asociados).

Sin olvidar las monarquías árabes islámicas, donde mandan los jeques del turbante (provistos de séquito y harem), a quienes -por cierto- los países occidentales rinden pleitesía a causa del petróleo.

Todos temen a Internet más que a un nublao. Pero no os preocupéis, "mala gente que camina y va apestando la tierra", que a todo cerdo le llega su San Martín y gracias a la Red de Redes vuestro final está al caer.

Aldonza Lorenzo dijo...

Más vale onza de prudencia que cinco arrobas de ciencia.

tERESA pANZA dijo...

El que tiene tienda, que la atienda; y si no, que la venda.

Círculo Cultural FARONI dijo...

La muerte de un sueño no es menos triste que la muerte.

(LOBO ANTUNES)

casa de citas dijo...


No conviene que tengas un corazón inclemente, siendo que los propios dioses se dejan aplacar.

(HOMERO)

cajón desastre dijo...


Todo recién llegado se siente forzado al ensayo de hacer algo distinto, olvidando que, si en realidad es alguien, hará algo distinto. Esta obligación de lo nuevo crea una especie de automatismo. La contra imitación llega a ser un verdadero reflejo haciendo depender las obras no del estado del autor sino del estado del medio. Pero, como ocurre en todos los efectos de choque, la amortiguación se produce muy rápidamente. En cincuenta años he visto surgir no sé cuántas originalidades, ser devoradas por otras y reabsorbidas en el olvido. Si queda algo, es por cualidades en las cuales la voluntad novedosa no tiene parte alguna.

(PAUL VALÉRY)

hAiKu dijo...

En ningún cuento
de "Las mil y una noches"
salen taxistas.

(CUQUI COVALEDA)

ORáKULO dijo...


Reconocer un error y rectificar no sólo es un rasgo de honestidad. También lo es de valentía.