zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 27 de octubre de 2011

Para ti, mi amor (por Jacques Prévert)

Fui al mercado de pájaros
y compré pájaros
para ti
mi amor.

Fui al mercado de flores
y compré flores
para ti
mi amor.

Fui al mercado de chatarra
y compré cadenas
pesadas cadenas
para ti
mi amor.

5 comentarios:

Sandra Suárez dijo...

Esas cadenas privan de la satisfacción más esencial y básica de la vida en pareja: saber que la otra persona está contigo por ti: porque te quiere y desea estar contigo. Y no porque esté agarrada y amarrada.

Por lo demás, las cadenas pueden ser de muchos tipos, incluidos el económico y el chantaje emocional.

Mar Molillo dijo...

Fue al Mercado y compró dos pájaros sociatas y se hizo con la poltrona matritense.
Fue al Mercado de la Rambla de las Flores y, con engaños, compró la voluntad de los probos tenderos de Barcino. Ahora, les va a pagar con la epidural gratuita, cuando les duelan las posaderas de tanto recibir los embates del Mercado. Con anestesia se vive mejor.
Fue al Mercado de chatarra y compró un contenedor de cadenas. Todavía no ha decidido en qué emplearlas, pero ya le han salido cotillas y palanganeros que señalan con el dedo a los eventuales destinatarios.
Que vivan las caenas, noble pueblo.

Joseluís dijo...

Porque la quería no quiso papeles, ni hacer proyectos con vistas al futuro. No confiaba en él y quiso estar seguro de que cotidianamente tendría que ganarla con el sudor de su frente... (SERRAT)

Carlos dijo...

Como el rimbombante Rimbaud no me gustó, abrí vuestro cajón y me encontré con este sencillo poema. El amigo Prevert no defrauda. Me gustan estos franceses simples y sencillos: Prevert en poesía, Moustaki en música, Saint-Exupery en narrativa. Y no el Rimbaud, también francés él pero lleno de recargamiento y pedantería. Donde esté la sencillez, que se quiten el barroquismo y la artificiosidad.

TóTUM REVOLúTUM dijo...


Benditos sean aquéllos que, no teniendo nada que decir, se abstienen de demostrarlo verbalmente.