zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

martes, 5 de diciembre de 2017

Yo mismo soy el animal extraño (por Antonio Gamoneda)


Un animal oculto en el crepúsculo me vigila y se apiada de mí. Pesan las frutas corrompidas, hierven las cámaras corporales. Cansa atravesar esta enfermedad llena de espejos. Alguien silba en mi corazón. No sé quién es pero entiendo su sílaba interminable.

Hay sangre en mi pensamiento, escribo sobre lápidas negras. Yo mismo soy el animal extraño. Me reconozco: lame los párpados que ama, lleva en su lengua las sustancias paternales. Soy yo, no hay duda: canta sin voz y se ha sentado a contemplar la muerte, pero no ve más que lámparas y moscas y las leyendas de las cintas fúnebres. A veces, grita en las tardes inmóviles.

Lo invisible está dentro de la luz, pero, ¿arde algo dentro de lo invisible? La imposibilidad es nuestra iglesia. En todo caso, el animal se niega a fatigarse en la agonía.

Es el que está despierto en mí cuando yo duermo. No ha nacido y, sin embargo, ha de morir.

Así las cosas, ¿de qué perdida claridad venimos? ¿Quién puede recordar la inexistencia? Podría ser más dulce regresar, pero

entramos indecisos en un bosque de espinos. No hay nada más allá de la última profecía. Hemos soñado que un dios lamía nuestras manos: nadie verá su máscara divina.

Así las cosas,

la locura es perfecta.


3 comentarios:

Pablo M dijo...

La inexistencia pasada es irrecordable. La inexistencia futura es inanticipable. Sólo sabemos (algo) de este pestañeo.

Josep Vargas dijo...

Po si los catalane indepe mayormente
nos salimo, el dia 21, con la nuestra
y arrereventamo las plazas y els carrérs
de pagesos y bastaixos, de gent del mar,
de kellis arreconvertías, de manteros
agradecíos por la manga ancha de Coláu,
a más de cincuenta las coblas revenías del Alto Llobregat
y de castellers de Vich con chichosnera y faja almidoná,
con to eso de arriba nos pasamo por forro el 155.

TóTUM REVOLùTUM dijo...

Ni la ira, ni el arrebato, ni la deseperación arreglaron nunca nada.