zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

lunes, 27 de junio de 2011

Aunque no haya camino (por Princesa Inca)

La mujer agarra sus dientes y sus huesos
y huye a cualquier desierto cercano
los metros registran en sus vías lágrimas y desorden
el cemento manifiesta ganas de llorar y llora entre adoquines
y cigarros apagados
muchas veces siente la libertad en los ojos
mirando cómo huyen las palomas de la muerte
como huye la saliva de boca en boca amándose

la mujer agarra sus bártulos y su olvido y sigue su camino
aunque no haya camino
aunque en lugar de una mujer sea sólo una fuente
las mariposas negras se posan en la lengua de los dormidos
y tragan la sangre de todas las madres que desaparecieron

así se sitúa la vida en el vientre del universo
engañando a los que parecen entenderlo todo
sin recordar que en una hora no conocida serán cadáver y sombra

el hilo del infinito juega con las noches oscuras
mientras dos niñas se besan y desaparecen sus almas
camino de un paraíso irreconocible

yo me desnudo y recorro el cuerpo de los fantasmas
con un miedo atroz a desaparecer en el delirio
y a la vez con unas ganas irresistibles de fundirme en él

mis brazos abrazan el aire y escupen versos
mi garganta sufre humo y palabras

despierto al alba insomne y perdida
con la sangre atiborrada de Litio y espera
con las pupilas grandes y erráticas

mi alma tiene un hambre grande de sueños y vísperas de desorden
mis manos conocen el tacto de otra mano enemiga

así transcurre el tiempo entre muertes y juegos
entre el primer error y el segundo y el tercer error
sin saber dónde situar la verdad y el engaño más absoluto
sin saber el origen de todo lo que parece existir y parpadea

los monstruos sonríen sin saber por qué
aposentan sus faces en los pechos de las luciérnagas desnudas
y confunden su luz con el resplandor del sol muriéndose

así por fin viajaremos al sueño y no volveremos de él
así por fin conoceremos el destino de los enloquecidos
que confunden cadenas con abrazos tibios

así regresaremos al vientre plácido y húmedo
y no volveremos al territorio de la memoria

así las mujeres cogerán su útero y huirán al océano
donde se alimentarán de su propia carne

huirán lejos, lejos, lejos

donde nadie niegue sus delirios de destellos azules

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Enfermeros musculosos ordeñan los cuarenta relojes del pasillo. Cuando el litio rebosa de los cubos cae al suelo y parchea el mosaico con destellos gris metálico. Se pega a las fundas de celofán de los zuecos blancos de un coloso. Ya retiran los puntales de la puerta. Ya te acorralan al pie del ventano enrejado, entre la camilla mugrienta y el trípode de la jofaina. Ya mira hacia el techo la monstruosa jeringa, misil con el morro agudísimo de aguja. Y en su punta, empieza a formarse una burbuja de aire y litio.
Van a robarte diecisiete poemas y cien sueños. Princesa.

zUmO dE pOeSíA dijo...

Hermosa forma de locura, si permite sentir y escribir estas palabras.

De cuando estuve loco yo aún conservo
un para de gramos de locura en rama
por si atacaran con su razón los cuerdos...

(SERRAT)

zUmO dE pOeSíA dijo...

UN PAR, no "un para".

Cide Hamete Benengeli dijo...

Anda diciendo tu madre
que no me quiere por nuera.
¿En qué libro habrá leído
que yo la quiera por suegra?

casa de citas dijo...


En ninguno de los desiertos que atravesé faltó el agua.


(MAKINISTIAN)