zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 16 de junio de 2011

Faltó poco (por Wislawa Szymborska)

Faltó poco
y mi madre podría haberse casado
con el señor Zbigniew Wola.
Y si hubieran tenido una hija, no habría sido yo.
Quizá habría tenido mejor memoria para los nombres
y las caras,
y para las melodías oídas una sola vez.
Habría reconocido sin problemas qué pájaro era cuál.
Habría tenido excelentes notas en física
y química,
peores en lengua,
pero habría escrito a escondidas poemas
claramente más interesantes que los míos.

Faltó poco
y mi padre podría haberse casado en ese mismo momento
con la señorita Jadwiga R.
Y si hubieran tenido una hija, no habría sido yo.
Quizá habría sido más terca en lo de salirse con la suya.
Y se habría lanzado sin temor a aguas profundas,
capaz de abandonarse a emociones gregarias.
Vista continuamente en varios lugares al mismo
tiempo,
pero rara vez entre libros, más a menudo en la calle
jugando a la pelota con los chicos.

Quizá incluso se habrían encontrado ambas
en la misma escuela, en la misma clase.
Pero no habrían sido amigas,
no habrían tenido ningún parentesco,
y en las fotos de grupo estarían lejos una de otra.

Niñas, poneos ahí
-habría dicho el fotógrafo-.
Las más bajas delante, las más altas detrás.
Y sonreíd cuando os dé la señal.
Pero contad antes
si estáis todas.

-Sí señor, estamos todas.

4 comentarios:

ORáKULO dijo...

Eres tan bueno como lo mejor que hayas hecho en tu vida.

Cide Hamete Benengeli dijo...


Por presumir, a mis amigos les conté
que en el amor ninguna pena me aniquila,
que, pa' probarles, de tus besos me olvidé,
y me bastaron unos tragos de tequila.

Les platiqué que me encontré con otro amor
y que en sus brazos fui dejando de quererte,
que te aborrezco desde el día de tu traición
y que hay momentos que he deseado hasta tu muerte.

Acá entre nos, quiero que sepas la verdad.
No te he dejado de adorar, allá en mi triste soledad
me han dado ganas de gritar, salir corriendo
y preguntar qué es lo que ha sido de tu vida.
Acá entre nos, siempre te voy a recordar
y hoy que a mi lado ya no estas no queda más que confesar
que ya no puedo soportar, que estoy odiando sin odiar
porque respiro por la herida.

hAiKu dijo...


Envejeció
el espejo de tanto
mirarme en él.

(CUQUI COVALEDA)

TóTUM REVOLúTUM dijo...

Si el presente pierde el tiempo juzgando al pasado, se arriesga a perder el futuro.