zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

miércoles, 15 de febrero de 2012

Descubrimiento (por Riszard Kapuscinski)

Tu corazón es destrozado por el dolor:
empiezas a sentir el corazón

Tus ojos de pronto dejan de ver:
empiezas a sentir los ojos

Tu memoria se hunde en la tiniebla:
empiezas a sentir la memoria

Te descubres
negándote
Existes
negando el existir

15 comentarios:

Manuel dijo...

Muy bueno, este sabia mucho sobre la muerte, era un gran hombre. Leí un libro de él sobre Angola que me encantó. Creo que fue corresponsal de guerra . Saludos

Anónimo dijo...

Sólo conocemos bien, sólo somos conscientes al 100% de las cosas cuando nos faltan. Sólo conocemos las cosas por el hueco que nos dejan al perderlas.

Anónimo dijo...

Tiene razón lo que dice este poema...pero también creo que cuando un corazón revive por el amor...se empieza a sentir el corazón.
Cuando los ojos vuelven a ver las cosas sencillas, empiezas a sentir los ojos y cuando la memoria reconstruye tu presente inmediato para bien, empiezas a sentir la memoria.

Sandra Suárez dijo...

Hasta que no te perdí
no supe que te tenía.
Si te volviera a tener
nunca más te perdería.

F. dijo...

Ayer, enterrábamos a mi madre.
Horas antes, había abrazado aquel manojo de frágiles huesos por última vez. Nada hacía pensar en un desenlace inminente.
Y luego, la llamada, nocturna y alevosa. El coche lanzado por la autopista barrida por la lluvia. Dos quince de la madrugada. Urgencias...
-No pase, por favor, estamos haciéndole un electro.
-Luego... ¡hay vida!
-Lamentablemente es para certificar la defunción.
-...
Sobre la camilla, en la funda blanca, me pareció minúscula. Descorrí la cremallera y la vi...
Y hoy -más que nunca- sé que vivo. Aunque no alcance a saber qué significa cosa semejante.
Sorrow.

LuisMi dijo...

F, no sé si es real o ficticio, o sea, semirreal. Tampoco sé si es una vivencia de ayer, o de un ayer más ayer que el ayer. Pero no importa. Todos hemos sufrido pérdidas, amputaciones, mutilaciones de seres-miembros (un padre brazo, una madre pierna, un amigo mano, un hermano ojo...), que sólo después de muertos -después de idos, después de perdidos- hemos sabido cuánto nos importaban y aportaban: la falta que nos hacían. Y lo hemos conocido por su hueco -su vacío, su ausencia, su carencia-. Las cosas (vivas o inertes) no se miden por su tamaño, sino por el tamaño del hueco que queda tras marcharse.

F. dijo...

Real como la vida misma, LuisMi: 14 de Febrero del año 12 de esta desdichada Era.
Para algunos ingenuos, día de los enamorados. Sí.

LuisMi dijo...

En ese caso, F, lo siento de verdad. Un abrazo cibernético pero sincero e intenso, todo lo intenso que la pantalla y el teclado permitan.

F. dijo...

Gracias, querido LuisMi.

Cide Hamete Benengeli dijo...

La sal, la chispa y la gracia
ni se compran ni se heredan.
Se las da Dios a quien quiere
y a mí me dejó sin ellas.

Dimes Y Diretes dijo...


No veo probable que el ser humano llegue a conocer el universo, siendo que para la mayoría de la gente es tan difícil no perderse en Chinatown.


(WOODY ALLEN)

tERESA pANZA dijo...

Ni mesa sin pan ni ejército sin capitán.

Cide Hamete Benengeli dijo...


Alguaciles, alguaciles,
no se lleven al ladrón.
Mejor llévense a la ingrata
que me ha roto el corazón.

casa de citas dijo...


De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.

(FRANKLIN)

Cide Hamete Benengeli dijo...


Me fié de la verdad
y la verdad me engañó.
Cuando la verdad me engaña,
¿de quien voy a fiarme yo?