zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 16 de febrero de 2012

A ninguno le preocupa (por Anise Koltz)

En mi corazón
cada rincón está dedicado
a un dios diferente

Aprendo sus letanías
y les echo incienso

A ninguno le preocupa

La tierra gira y zumba
como un insecto monstruoso

18 comentarios:

Manuel dijo...

Bueno, hace miles de año que no Dios no se dirige en sueños a las personas, salvo en el caso de los aborígenes. el pensamiento mágico no existe dada la velocidad que nos impuso a la vida, la revolución industrial y que más da como se llame Dios, si alguien cree en él , los demás no tenemos ningún derecho ético para negarlo, hay mundos paralelos y más planetas como la tierra en otras galaxias, la naturaleza no podemos considerarla como algo azaroso y eso abre una puerta a la existencia divina, ayer dejé un trozo del blues de Ginsberg en el blog de Agustin, el poema de su entrada me pareció flojo y este vuestro lo mismo, no miento cuando opino . Saludos

BSK dijo...

Manuel, puede que exista un Dios, pero tengo la impresión de que, si existe, no es como nos lo pintan las religiones, sino una especie de "ente rector del cosmos", que tal vez ni siquiera él mismo es consciente de su carácter divino, ni de su poder, ni de su responsabilidad.

En todo caso no tiene lógica, desde nuestra perspectiva, que la ética humana, supuestamente implantada en el hombre por ese Dios, sea tan distinta de la supuesta ética divina. Porque da la impresión de que a ese Dios todo lo nuestro le trae al pairo y le importa tres pepinos. Ese Dios no hace mucho (mejor dicho, nada) por evitar las injusticias y desgracias que sufren los hombres (es más, las catástrofes naturales suelen cebarse con los débiles) y parece premiar a los malos y castigar a los buenos.

O sea, la ética divina sería una antiética humana.

Yo, la verdad, preferiría un Dios tipo Supermán, que no consienta Auschwitzs ni Hiroshimas. Un Dios dispuesto a hacer que pierda el malo y que gane el bueno, como el Capitán Trueno.

LuisMi dijo...

La Tierra gira sin importarle los bichitos que lleva a bordo. A veces incluso nos agrede con un temblor, un tsunami, una erupción. A la Tierra nosotros, sus pulguitas, no le importamos nada.

F. teologuillo dijo...

El tal Jahveh, era un chapuzas: crea al Hombre para que goce del parque temático que le monta, y para que sea buen chico y le obedezca sin rechistar (niño, eso no se dice, eso no se hace, eso no se toca...). Pero resulta que le sale rana y come la poma prohibida (los expertos insinúan que es metáfora, y que lo que en realidad se comió Adán fue otra cosa). Y va y se enfurece (¿pierde los estribos Dios?, y echa a patadas de Paraíso a los culpables del fiasco, a los que le dejaron en ridículo ante la Historia (?).
Esto de la Teología debe de ser la hostia, porque no hay quien la entienda. Será que nos estamos preparados. Como decían cuando Franco.
Y ahora viene la pregunta del millón, a la que ningún portentoso teólogo de la Santa Madre Iglesia (S.A.), sabe dar explicación convincente: si J. era tan listo (ellos dicen omnisciente) y sabía lo que iba a pasar, ¿por qué fue tan ignorante -o tan sádico- que nos inventó?
El Destino le metió un gol en la portería. En esa misma en la que luego enchufó al buen Simón Pedro.

Manuel dijo...

Bsk, sin nuestro cerebro, nuestros pensamientos y nuestros sueños no solo no existiría Dios, tampoco existiría el universo y nos habríamos quedado como animales cavernarios, lo de ente rector cósmico creo que das en clavo. El mal de la humanidad es la robotización y la tecnolactrica que como dijo Sábato nos llevara a la miseria
Lo posible siempre suele ser realidad, se pueden decir tantas cosa sobre estos temas que estoy de acuerdo con todos los comentaristas

F. anti-rector dijo...

Hombre, Manuel, cuando allá por el jurásico éramos una especie de comadreja incapaz de pensar y de extasiarnos con el edén circundante, ya lo creo que existía el Universo. Estoy por apostar que el cielo estrellado que veía el bicho aquel era casi igual al que vemos hoy nosotros. Había playas que bañaban las mareas. Y los lagartos se tendían bajo la caricia del sol, igual que hoy los nórdicos en Benalmádena. Flores no había, pero los helechos y las coníferas les procuraban el frescor de una sombra. Nadie reparaba en tal belleza, no. Los poetas son una especie evolutiva que aparece bastante después. Como los chamanes, que golpean el cerebro homínido con el terror por lo ignoto. Sí: dios es algo bien reciente; a Miss Lucy, la frágil etíope, no le ocupaba una voluta del pequeño cerebro. Esa quimera empezó a obnubilarnos cuando perdimos la pureza del oso cavernario.
Dios no existe, lo hemos inventado nosotros. No hay Rector Cósmico, los únicos rectores que conozco son los de la Complutense y la Pompeu Fabra. No nos hagamos trampas a nosotros mismos. Dios no es necesario. Me decía un cura de mi adolescencia que cómo no iba a existir un Creador, que el mundo no podía haberse creado a sí mismo. Yo no era más que un niño y le razoné que me resultaba tan inexplicable que dios fuese eterno como que lo fuera la materia. Nunca le caí bien al clérigo aquel.
Son precisamente los que nos acusan de robotizados los que quieren que lo seamos en realidad. Un robot responde a un programa que le han dictado y es incapaz de pensar por sí mismo. A los niños que se les entrega para que los eduquen a las sectas religiosas -esas que despotrican con la robotización-, no otra cosa pretenden sino troquelar el mito en la arcilla blanda de los cerebros infantiles..., para hacer de ellos los programados robots del futuro.
No existe ni un gramo de racionalidad en pensar que pueda existir un Rector que nos esté observando, y que nos haya conducido a lo que somos. El muy cabrón.

Anónimo dijo...

Además hay gente , a la que la suicidan

Manuel dijo...

F, y la edad de hielo , la tierra se formó tras 10 colisiones. Se ve que eres el típico opinador que basa su discurso en llevar la contraria, el caso es que no aportas nada consistente, mucho toll eso es lo que hay ¿ No te parece? Y mucho cobarde y mala persona ¿ No te parece ? . Tu si que no tienes un grano de cerebro y mucha mala baba.

F. terapeuta dijo...

Manuel, calma: lo primero tómate las pastillas. Luego, si quieres, me vuelves a escribir.
Que todo se os olvida, caray.

Anónimo dijo...

Hijo: te veo muy obsesionado con los niños y los curas, espero no tengas ningun trauma infantil se dicen tantas cosas malas ,te has apartado de Dios y le insultas, pero el no tiene la culpa de que seas así y estoy seguro de que te
ayudara a contener tu rabia y tus malos pensamientos,yo rezaré para que te perdone y te ayude a ser mejor persona cada dia
¿que es eso de toll?, deberias ir a la escuela y no ser tan faltón´, tambien rezaré por ti
Espero no tener que volver a poner orden
ROBERTO, capuchino descalzo

F. pecador impenitente dijo...

Hombre, fray Roberto (es un suponer), ¿de dónde saca vuecencia que estoy obsesionado con los niños? Con los curas pase, pero con los niños... ¿A qué me suena eso de los niños abusados...?
Si este pecador hubiese sufrido el "trauma infantil" (qué eufemismo más finolis, tú) que fray Roberto (es un suponer) sospecha que pudiera estar detrás de mis laicas arremetidas, pues le voy a hacer un catálogo de personal que habría de pedirme perdón a mí:
-El bellaco "traumador infantil".
-El obispo de la Diócesis que lo tapa.
-El Papa que mira para otro lado.
-Fray Roberto que osa pedirme que pida YO perdón.
-Dios, que consiente que su Iglesia este en manos de quienes está.
-La Judicatura, que no persigue estos crímenes, pero sí al juez Garzón.

Fray Roberto (es un decir), rece por mí si le conforta (será usted un cura que cree en Dios, lo que le enaltece). Pero absténgase de la tentación de volver a ponerme en orden: iba a oírme.
Ni insultos ( falta el objeto real), ni rabia (simple indignación), ni malos pensamientos (son bien saludables).
Y en cuanto a ir a la escuela..., je,je,je: no sabe su ilustrísima con quien está hablando.

PD.- Asumo que fray Roberto es un montaje. No importa: me da pie a soltar lo que le hubiese dicho a un cura fetén.

BSK dijo...

Una vez leí una frase que me impactó, pero al mismo tiempo me parece muy certera: Y es que afirmar que todo lo que hay en el mundo lo ha creado Dios es una terrible blasfemia. Significaría imputar a Dios la creación del mosquito anopheles (transmisor de la malaria o paludismo), de la mosca tsé-tsé (transmisora de la enfermedad del sueño), de todos los virus y bacterias causantes de todas las enfermedades (el cólera, la rabia, el tifus, la peste bubónica, la lepra...). Sí, decir que todo lo que hay en el mundo lo ha creado Dios, o que todo lo que pasa en el mundo ocurre con el consentimiento divino, es una gran blasfemia. Una blasfemia mucho mayor que negar la existencia de Dios, al menos de un Dios omnisciente y omnipotente como el que tradicionalmente se nos quiso hacer creer.

ORáKULO dijo...

No hay regla sin excepción. Ni siquiera ésta.

casa de citas dijo...

Las leyes inútiles debilitan las necesarias.

(MONTESQUIEU)

Cide Hamete Benengeli dijo...

Las muchachas de este pueblo
llevan bragas de hojalata,
pero lo que ellas no saben
es que tengo un abrelatas.

hAiKu dijo...


La noche y yo
en la ciudad vacía
tan ateridos.

(GARCÍA MARTÍN)

casa de citas dijo...


La marca esencial que distingue a un hombre digno de llamarse así, es la perseverancia en las situaciones adversas y difíciles.

(BEETHOVEN)

Cide Hamete Benengeli dijo...


Cada vez que entra la noche
me pongo a pensar y digo:
¿De qué me sirve la cama
si tú no duermes conmigo?