zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 2 de febrero de 2012

HASTA SIEMPRE, WISLAWA

Se nos ha ido Wislawa Szymborska, la gran señora de la poesía. En su honor publicamos este poema suyo. Por siempre, para siempre..., ¡hasta siempre!, amiga Wislawa.

zUmO dE pOeSíA

La realidad exige
que lo digamos bien claro: la vida sigue su curso.
Sucede así en Cannas y en Borodinó,
en los llanos de Kosovo y en Guernica.
Hay una gasolinera
en una pequeña plaza de Jericó, hay bancos recién pintados
cerca de Bila Hora. Las cartas van y vienen
entre Pearl Harbor y Hastings,
pasa un camión de muebles
bajo la mirada del león de Queronea
y solo un frente atmosférico amenaza los florecientes jardines cercanos a Verdún.
Hay tanto de Todo que lo que hay de Nada queda muy bien cubierto.
De los yates de Accio
llega la música y en la cubierta, al sol, bailan las parejas.
Pasan siempre tantas cosas
que seguro que tienen que pasar en todas partes.
Donde hay piedra sobre piedra
hay un carro de helados cercado por los niños.
Donde estaba Hiroshima de nuevo está Hiroshima
y se siguen produciendo
objetos de uso cotidiano.
No le faltan encantos a este hermoso mundo
ni tampoco amaneceres
para los que merece la pena despertarse.
En los campos de Macejowice
la hierba es verde,
y en la hierba, como pasa en la hierba,
la escarcha, transparente.
Quizá no haya un lugar que no haya sido un campo de batalla,
los aún recordados,
los hoy ya olvidados,
bosques de cedros y bosques de abedules,
nieves y arenas, pantanos irisados
y barrancos de negro fracaso
donde en caso de urgencia
satisfacemos ahora nuestras necesidades.
Qué moraleja sale de todo esto: parece que ninguna.
Lo que de verdad sale es la sangre que seca rápida
y siempre algunos ríos, algunas nubes.
En esos desfiladeros trágicos
el viento se lleva los sombreros,
y es inevitable: la imagen nos da risa.

9 comentarios:

Tragikomedia dijo...

Un siete, un roto, un descosío en el corazón. Se fue WS. El sol vuelve a salir, pero ya no es lo mismo.

F. dijo...

Mereció la pena el viaje, ¿eh, Szymborska?. Nacer en la terrible Polonia y en un siglo tan puto no deja de ser una broma pesada... Pero no todos van a nacer en las Maldivas, o en Tahití, o en una isba del parque natural de Redes, en la Astúrica transmontana. Entonces no iba a tener mayor mérito lanzar granadas de belleza, pues una viviría entre los tallos de las orquídeas que le hacen cosquillas en los sobacos. Y por eso aquella gente es tan risueña. Pero crecer entre rigores, entre crucifijos de lignito y botas claveteadas no invita a la alegría de cantar a la vida.
Qué lúcido optimismo emana de estos versos de Wislawa... Qué canto de esperanza, qué lección para los que se toman demasiado en serio la existencia y se dejan abrumar por bagatelas.
Vivió en la adusta Cracovia y parece que la nacieran en el fértil valle del Guadalquivir.

Manuel dijo...

Alucinante , no la conocia , aunque al leer la poesia me he dicho a esta señora la han tenido que dar un Nobel. Está si que tiene pellizco y merece un olé, voy a oir algo de Camarón en you Tube. un saludo

Tragikomedia dijo...

Lo has clavao, F. Qué pena de Wislawa no pueda leer tu epitafio. Le gustaría, sin duda, a ella que nunca se tomó nada demasiado en serio, ni siquiera -estoy segura- su propia muerte.

F. dijo...

Gracias, Tragi; ¿cómo llevas lo del frío?

Tragikomedia dijo...

Uy, F., no te había visto. Pues donde yo vivo, en Leganés (Madrid), no ha sido para tanto. Más que frío, viento, pero soportable.

casa de citas dijo...

Esos pensadores sobre los que hay que discutir qué es lo que en verdad quisieron decir -tipo Heidegger-, como si en realidad no hubieran podido decir lo que quisieron, esos pensadores que juegan al esfingeísmo, son unos impostores.

(C. CASTILLA DEL PINO)

Cide Hamete Benengeli dijo...


De la harina sale el trigo
de la aceituna el aceite,
y de mi corazón sale
cariño para quererte.

cajón desastre dijo...

No existe ningún medio de demostrar que es preferible ser que no ser.

(CIORAN)