zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

domingo, 23 de abril de 2017

La fría red (por Robert Graves)


El niño no sabe expresar qué frío es el día,
qué cálido el perfume de la rosa en verano,
qué temibles los negros desiertos del cielo nocturno,
qué aterradores los altos soldados que pasan golpeando tambores.

Pero nosotros tenemos el lenguaje, que desafila ese calor enfurecido,
el lenguaje que apaga el cruel perfume de la rosa.
Deletreándola, alejamos la noche que se cierne;
deletreándolos, alejamos los soldados y el terror.

La fría red del lenguaje nos apresa;
refugio contra la demasiada alegría, contra el excesivo terror:
hasta que al fin nos volvemos verde-mar
y morimos fríamente en la sal y la locuacidad.

Pero si dejáramos a nuestras lenguas liberarse,
rechazando las palabras y su líquido abrazo,
no cuando llega la muerte, sino antes,
enfrentando la vasta luz del día infantil,
enfrentando la rosa, el cielo oscuro y los tambores,
enloqueceríamos sin duda hasta la muerte.


2 comentarios:

Pablo M dijo...

Es rara la fuerza de las palabras. Decir agua no calma la sed. Pero también las palabras pueden tener un poder mortífero. Las leyes nazis, las reglamentaciones racistas del Appartheid surafricano o de los Estados Unidos esclavistas del siglo XIX, estaban escritas en cuidada prosa jurídica. Las mayores aberraciones se han reglamentado en palabras bien elegidas y concordadas. En la misma lengua se guillotinó gente y se escribió Le Petit Prince.

TóTUM REVOLÙTUM dijo...

Nadie es grande si no engrandece a quienes tiene a su alrededor.