zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

viernes, 5 de enero de 2018

En el vergel viscoso de un instante (por César Simón)


Avena diste, nubes.
Diste el silencio de la tierra,
la densa pulsación de un vino
que lamía la carne. Diste el ocre
ribazo que alimenta
esas brozas.

Sabíamos de las piedras
-de noche allí se posan los mochuelos-,
las diferentes copas y los modos
de estar, de ser ásperos, duros,
el olivo, el almendro, el algarrobo.

Para nosotros era el tiempo raudo,
más difícil la llama de la sangre;
pues yo creía ver
en el tostado rosa de la piel
los puntos
de arena aún,
la sal ya seca en finos
encajes, en el pelo aún mojado
de aquella agua del mar que en él olía;
yo allí creía ver algo más hondo
que un fácil cuerno de abundancia.

Oh ribazo clemente, entonces vino
tu cuerpo, vino tu sustancia,
tu hondura, tu volteo
en la luz, en las nubes y la broza.
Vino entonces el acto de las ropas,
tosco, el tanteo de los frutos
que a las manos prendían en sus cepos.
Y nosotros sabíamos, no obstante.
que estábamos perdidos,
hundidos en la tibia madriguera,
en el vergel viscoso de un instante.

Allí, prietos, como un canto rodado
en el lecho del río; allí, entregados,
mas sin perder la aguja que te punza
la frente. Y, por eso mismo,
serios, humanos, con la vida cierta,
verdadera, en sus límites tenaces.
Aquí había de ser la salvación
o no sería nunca.

No, no lo sería.
Así había que ser, amargos
como el baladre en medio de la rambla;
ásperos, duros, como la carrasca;
simples, intensos, sin quererlo ser ,
como el tomillo; sabedores mudos,
como la roca, como el cielo raso,
que allí están y allí insisten y allí esperan.


5 comentarios:

Lloviendo amares dijo...

Agranda la puerta, Padre,
porque no puedo pasar.
La hiciste para los niños,
yo he crecido, a mi pesar.
Si no me agrandas la puerta,
achícame, por piedad;
vuélveme a la edad aquella
en que vivir es soñar.

(UNAMUNO)

Cide Hamete Benengeli dijo...

CHIRIGOTA DE CÁDIZ

Reyes, qué vais a traer a este chavalito.

No quiero engañarte, picha

pero mas bien te diría

que otra vez vienen cortitos.


Este año la playstation tampoco te llega

cuando te levantes no te enfades

si en lugar de eso te encuentras

el cocodrilo sacamuelas


Cuando llegue el seis de enero

se repetirá la historia

pa' los niños cacharritos y pa' los más mayorcitos

pijamitas y colonia



Si supieras que Melchor

pa' ponerte su regalo

trabaja de sol a sol

pa' un cacique adinerado



Si  supieras que Gaspar

por cumplir lo que tú sueñas

limpia ademas de la suya

no sé cuantas casapuertas



y el viejito Baltasar

pa' dejar lo que ha dejao'

lleva to'l año arañando

su paga de jubilao'


puede ser que ahora comprendas

aquello que te contaron

ya ves: los reyes existen

y son verdaderos magos.

Cide Hamete Benengeli dijo...

Yo no tengo riquezas
pero te quiero,
y mi cariño vale
más que el dinero.

hAiKu dijo...

Van tus demonios
-¡pero también tus ángeles!-
siempre contigo.

(CUQUI COVALEDA)

Ignatius Reilly dijo...

De andar y andar

buscando verdades

para encontrar

siempre otra pregunta,

ir y venir

y no llegar nunca.



(SERRAT)