zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Perros románticos (por Roberto Bolaño)

En aquel tiempo yo tenía veinte años
y estaba loco.
Había perdido un país
pero había ganado un sueño.
Y si tenía ese sueño
lo demás no importaba.
Ni trabajar ni rezar
ni estudiar en la madrugada
junto a los perros románticos.
Y el sueño vivía en el vacío de mi espíritu.
Una habitación de madera,
en penumbras,
en uno de los pulmones del trópico.
Y a veces me volvía dentro de mí
y visitaba el sueño: estatua eternizada
en pensamientos líquidos,
un gusano blanco retorciéndose
en el amor.
Un amor desbocado.
Un sueño dentro de otro sueño.
Y la pesadilla me decía: crecerás.
Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto
y olvidarás.
Pero en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.
Estoy aquí, dije, con los perros románticos
y aquí me voy a quedar.

11 comentarios:

Arantxa dijo...

Sospecho que ese amor desbocado era a la literatura

Rebeca - diseño de paginas web dijo...

Bueno eso si que es un gran amor desbocado jeje... Te felicito esta muy buena la entrada.

Cide Hamete Benengeli dijo...

Blanca que era yo
cuando fui a la siega,
pero me dio el sol
y ya soy morena.

tERESA pANZA dijo...

A cada pajarillo le gusta su nidillo.

hAiKu dijo...


Es ella -¡ella!-,
viene sin yo llamarla.
Es… la alegría.

(CUQUI COVALEDA)

Dimes Y Diretes dijo...


Me interesa extraordinariamente el contraste entre los niños y los adultos: es un mundo que mira a otro mundo en declive, pero este nuevo mundo no sabe todavía si su propio destino será el mismo... La mirada de un niño es siempre fascinante. Parece estar diciendo: ¿es esto lo que el destino me reserva a mí también?

(HALLIDAY)

hAiKu dijo...


Si se calientan,
el duro hierro o el plomo
se vuelven líquidos.

(CUQUI COVALEDA)

Al dijo...

Mas si se enfrían
los vapores del agua
se vuelven sólidos.

Hervía el agua,
caían de los cielos
copos de avena.

Sobre la frente
de Dora se ceñía
cendal de nieve.

Voy al gimnasio,
porque si me demoro
lo pago caro.

CCovaleda dijo...


Todo mutable:
ya sólido, ya líquido,
ya gaseoso.

CCovaleda dijo...

¡Somos tan líquidos!
Somos orina, sangre,
sudor y lágrimas.

A. dijo...

Y solomillo,
y buen muslamen,
no solo somos agua.