zUmO dE pOeSíA

zUmO dE pOeSíA
de todos los colores, de todos los sabores

ALEATORIUM: Saca un poema de nuestro almacén

Ver una entrada al azar

jueves, 5 de enero de 2017

Roscón de reyes (por Angélica Becker)


Tenía un roscón de Reyes llamado la vida,
del que comía a todas horas, buscando el regalo escondido
en su masa tan dulce.
Es bella la vida, decía, mas yo
no la hubiera elegido,
y seguía comiendo
de su roscón de Reyes, que casi despreciaba.
Mas a veces
le quedaba un pedazo pequeño en la mano,
que deshacía
con ávidos dedos: ¿Quién me lo dio? ¿Qué contiene?
Pero tan sólo
veía la dorada superficie de dulces migas sin fondo
misterioso, sin contenido
oscuramente profundo que hubiera podido indicarle
una verdad.
(No quiso
utilizar el microscopio que a mano tenía para tales
experiencias.
Temía las verdades profundas porque son
peligrosas.)
De modo
que seguía comiendo el dulce pan de sus días,
preguntando siempre
a la vida por su regalo,
sin hallarlo jamás entre el fino pastel sabroso.

3 comentarios:

F. dijo...

ROSCÓN DE REYES CON ZUMO DE POESÍA.

Te vas a topar, Angélica, con el torpe muñequito enmigajado.
La corona de purpurina a tus sienes ceñida te hará reina de la sobremesa, y la mirada envidiosa de un niño y una judia blanca quebrándose en los molares de tu hermana, te harán sentir que la vida puede llegar a ser bella y que lo poco, llegado el caso, muchísimo.









Pablo M dijo...

La verdadera sorpresa, la verdadera magia, es estar regiamente vivos y poder hincarle el diente, otro año más, al roscón de los magos.

ORáKULO dijo...

Qué triste, y qué limitador, que sólo se pueda hablar y escribir EMPALABRADAMENTE.